Sensibilización 2021: Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado

La Fundación Magdalena Moriche, como movimiento asociativo que agrupa a sus familias, tiene la responsabilidad de trabajar para eliminar aquellos obstáculos que, todavía hoy, impiden la inclusión real y efectiva en la sociedad. Sin duda ésta es una tarea complicada y es por ello por lo que nuestra fundación considera la sensibilización como una de sus prioridades de acción.

Por este motivo, desde hace más de 6 años trabajamos la normalización del colectivo en la sociedad mediante la puesta en marcha de acciones de sensibilización dirigidas a los diferentes colectivos profesionales que tiene o pueden tener un impacto significativo en la vida de las personas con Inteligencia Límite y Discapacidad Intelectual Ligera. En los últimos años hemos trabajado para acercar la realidad de nuestro colectivo a profesionales del sector educativo, sanitario, de servicios sociales y del ámbito jurídico.

El objeto de sensibilizaciones para este 2021 son los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, es decir, Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil y Policía Local. La finalidad es que conozcan la labor que desarrollamos desde nuestra entidad en el ámbito de la integración social, educativa y laboral y explicarles que las personas con inteligencia límite se caracterizan por no tener ningún rasgo físico que las distingan, presentando desde edades muy tempranas dificultades de aprendizaje, de relación social y de adquisición de capacidades adaptativas. Asimismo, tienen dificultades para organizar, planificar y solucionar problemas, acompañado todo ello, de baja tolerancia a la frustración, baja autoestima e inseguridad.

Según un estudio realizado en 1999 por el Instituto Nacional de Estadística y financiado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2 de cada 1000 personas de entre 6 y 64 años presentan un cociente intelectual comprendido entre una puntuación de 70-85 (inteligencia límite) y una puntuación de 55-69 (discapacidad intelectual ligera) justo por debajo de lo considerado normal por la OMS, pero por encima de lo que se considera retraso mental. Por lo que si hacemos extensivo ese estudio a nuestra región, podrían existir alrededor de 2000 personas con estas características en Extremadura. Este sector de la población no tiene en la mayoría de los casos, el reconocimiento legal de las personas discapacitadas por lo que suelen carecer de recursos y ayudas sociales. Además, tampoco cuentan con un perfecto desarrollo de sus capacidades mentales que les permita integrarse en la sociedad, escuela o trabajo, en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos. En definitiva, las personas con inteligencia límite precisarán de apoyos intermitentes probablemente durante toda su vida y de diferente intensidad según los requerimientos de los diferentes contextos y roles sociales que la persona debe desempeñar. A través del esfuerzo de las Administraciones, la sociedad y fundamentalmente los profesionales al que va dirigida esta sensibilización, podrá evitarse “el riesgo de exclusión social” en el que se mueven las personas con inteligencia límite.

Para el desarrollo del proyecto, desde el 01 de Octubre se ha llevado a cabo la contratación de 3 profesionales con Inteligencia Límite y Discapacidad Intelectual Ligera que apoyarán las sesiones presenciales y la elaboración de los materiales divulgativos.